viernes, 18 de marzo de 2011

Capitulo 5: La bebida revela la verdad. Parte 1.


Si, el lugar no era el más hermoso o elegante pero si era acogedor. Me hacía sentir como si fuese una casa, un lugar en el cual había estado muchas veces tanto que ya me sentía cómoda. Aunque el verdadero hecho es que solo había estado… esta vez.

En cuanto me bajé al frío exterior, nebuloso y con un viento que llevaba y traía hojas me tapé todo lo que me fue posible pero él solo se limitó a mirar el amenazante cielo y encender un cigarrillo.

Debía gustarle mucho fumar o era una especie de suicidio a largo plazo.

Nos acercamos al blanco y roído lugar: parecía no haber sido habitado durante años ya que tenía los pilares de madera “blancos” descascarados y lleno de telarañas.

-Y bien, ahora haz lo que viniste hacer.-Dijo sin darle importancia (al parecer, no le daba importancia a nada por lo que me daba cuenta) con el cigarrillo en la boca. Se subió a una barandilla la cual dude que pudiese sostenerlo pero al final superó la prueba del tiempo.

Sonreí con ironía e hice una mueca de disgusto.

-¿No sabes cómo es, cierto? ¿Hablar con una mujer sin pretender nada más?.-Refunfuñé mientras me sentaba en una banca de madera en el mismo estado que todo el lugar.

Me examinó con una sonrisa casi malvada esbozada en su rostro al unísono momento en que soltaba humo de su boca.

-Es mucho más divertido de ese modo. Además técnicamente no eres una mujer aún: tienes 17 para mi eres una niña.

-Cumpliré 18 dentro de poco y si estás saliendo con una menor de edad, técnicamente es un crimen.

-Te recuerdo que tú me llamaste a mí; no al revés.

Puse los ojos en blanco mientras miraba el trozo de pradera que no se perdía en la neblina.

-¿Y por qué no te agrado? A las personas suelo agradarle.-Dijo naturalmente mientras con la otra mano botaba las colillas.

Lo miré con perplejidad y comencé a reír hasta que me dolió el estómago.

-A parte de que me estoy dando cuenta de que eres egocéntrico. Eres un desconocido.

Asintió con la cabeza con un aparente “si” en sus labios.

-¿Así que sueles salir con desconocidos? Solo debe ser porque te agrado; aunque sea un poquito.

Mis mejillas tomaron un color rojo vivo avisando que estaba avergonzada. Odiaba como mi piel se volvía rojiza; enserio lo detestaba. No podía decir nada sin sonrojarme y cuando intentaba sonar seria este horrible defecto mío me jugaba en contra.

Y mis inútiles esfuerzos de ocultar la verdad eran aún más infructuosos.

-No juzgues a las personas; aunque al menos sé que te agrado un poquito.

Qué vergüenza. Sí, me agradaba un poco pero nada más que eso. La gran diferencia es que no quería admitirlo bajo ninguna circunstancia.

Sentí como las palabras se amotinaban en mi boca y sin controlar mis acciones la abrí y dije:

-¿Te gusta el queso?

Me miró extrañado, con el viento acariciando su rostro y revolviendo su cabello; a diferencia mío que me lo alborotaba y parecía más una loca que una persona normal.

-¿Qué clase de pregunta es esa? Claro que sí.

-Entonces sé que al menos podemos compartir fondue juntos.

Ladeó la cabeza y sus ojos se tornaron de un brillo seductor. Una sonrisa pícara apareció en su rostro.

-¿Acaso es esa una invitación de la Señorita Ellen?.-Preguntó irónicamente. Sabía que era algo obvio pero quería escucharlo de mis labios al parecer.

-No lo sé… quizás algún día.-Repliqué tímidamente desviando la mirada de su divertido rostro.

-Algún día…-Repitió moviendo la cabeza tomando otra bocanada de su cigarrillo que ya se consumía.-Te lo cobraré.

-Y bien, Christian…-Continué abriendo mi boca de nuevo. En algún futuro cercano me la pegaría y evitaría que se abriera de nuevo.- ¿Eres un aficionado del baile?

Dudó unos segundos.

-No mucho. Me duermo.

Probablemente el baile para él era una afición; algo para pasar un buen momento. Para otros era nuestra vida.

No pude evitar molestarme por su comentario.

-En ese caso nos quedan menos cosas en común.-Dije en un murmullo con voz baja y poco audible; cubierta por el viento que soplaba con ira.

Aunque sonara poco posible; me sentía cómoda en su imponente presencia. Sabía que no era así, que él en verdad no me estaba escuchando y solo había sido un paseo de campo. Pero aún así sentía una confianza que solo había sentido con Antoniett. Su seductora sonrisa y su fría y dura mirada me eran reconfortantes por alguna razón.

-No podemos ser perfectos.- Bromeó guiñándome un ojo.

Parpadeé varias veces para ver si enserio estaba viendo lo que creía estar viendo o… simplemente me había entrado basurita en el ojo. Y si era lo primero que pensaba: estaba coqueteando conmigo.

-Sé qué crees que eres un chico malo, Chris.-Ahí va mi boca de nuevo.-Pero no lo eres. Solo aprendiste a ser duro y frío. Pero no malo.

Su mirada se coloreó de intensidad; eran un celeste infinito en donde era muy fácil perderse y sus labios… sonreían pero no fríamente solo… intrigado. Algo estaba él pensando y parecía mantenerlo ocupado.

-Todavía no me conoces mucho. Pero suelo hacerle daño a las personas aunque no me lo proponga.

Relativamente me había sonado a advertencia y en cualquier otra circunstancia lo habría sido. Pero de la manera suave y lenta que salió de sus manos fue más una incitación para mí.

Miré el reloj de oro que me habían regalado para mi cumpleaños: se me comenzaba a hacer tarde.

Como si él leyera mis pensamientos se bajó y me ofreció su mano la cual tomé con gusto. Era fuerte y me ayudó a incorporarme con facilidad. Él era un hombre fuerte en conclusión.

Se paró frente mío de manera relajada y con esa sonrisa seductora (que ya me empezaba a encantar) en su rostro.

-Como no tengo planes para la tarde, creo que puedo llevarte: siempre y cuando quieras, claro.

Ladeé la cabeza y lo miré con ironía, mi otro gran mal.

-¿Y cómo crees que me iré, de aparte contigo?

Caminé con Chris a mi lado, en el perpetuo silencio, por el pequeño caminito de tierra que se abría a nuestro paso. Las majestuosas copas de los pinos se mecían de un lado a otro: indicio de él mal tiempo que se avecinaba. Lo peor es que me estremecía por el fuerte viento tanto como ellos, castañeando los dientes y limpiándome con el dorso de la mano las gotas que caían sobre mi rostro bañándolo de manera fría. Más aún.

-Toma.-Dijo tranquilamente mientras se sacaba su chaqueta y dejaba al descubierto sus brazos. Me la pasó por los hombros y al menos el frío pasó gradualmente. Y aún así parecía no tener frío.-La necesitas más que yo.

Quién lo diría. Tenía su lado cortés al fin y al cabo.

En algún punto lejano a nosotros se oía el curioso silbido de un ave. Me volteé sujetada de la puerta y el viento revolvió mi pelo tirándolo con fuerza hacía atrás. Se me puso la piel de gallina.

No era por el frío: era un sentimiento que había llegado hasta el fondo de mi estómago y lo había pateado con fuerza. Un sentimiento muy malo que me hizo temer de algo que desconocía.

Si no quería mentirme a mí misma, debía admitir que tenía miedo.

***

Tarde; no lo lograría.Pensé desesperada mientras corría a toda velocidad a todo lo que daban mis piernas.

Varias veces impactaba con personas a las cuales las empujaba balbuceando algo intangible para luego seguir mi camino. Me lanzaban miradas iracundas y algunos me gritaban cosas pero no me interesaba en absoluto.

Era mi única oportunidad y se me estaba yendo de las manos.

La semana había sido larga. El miércoles creía que no resistiría hasta el sábado.

Y aunque le había prometido a Antoniett no entrenar más, no podía evitar calentar de vez en cuando. Y a pesar de todo, me encontraba a minutos de la selección para el elenco y seguía sin entender que era lo que había hecho mal, en que me había perdido.

Divisé al gran estudio alzarse en la calle, con la música casi resonando en mis oídos y fue el gran incentivo para que mis piernas se movieran más y más rápido en un acto desesperado por llegar pronto.

Abrí la puerta de golpe empujándolo con todo mi peso y la sangre subió a mi cabeza al percatarme de que había personas mirándome con rostros confundidos.

No importa. Me dije corriendo por el pasillo con el peso de mi bolso contrarrestándome y abriendo la pequeña puertecita de los vestidores para luego arrojar el bolso y cambiarme en un tiempo realmente record.

Me volví aún más roja al ver a más personas mirándome más molestas que antes, ¿no podía ser peor?

El director se encontraba ahí, mirando ceñudo y con una mueca de disgusto a la intrusa que acababa de llegar. Ahora estaba sonrojada y avergonzada. Esto era terrible.

-Me alegro que pudo hacernos un hueco en su apretada agenda.-Gruñó con voz ronca escrutándome con la mirada e indicándome que me pusiera en las filas.

Algo cerca de mí estaba Will, mirando por la ventanilla. Me había perdido su audición a la cual había prometido asistir y parecía algo decepcionado. Pero no podía siquiera cumplir conmigo misma.

Eva entro trayendo ese aire estirado que emanaba ella y miró críticamente a todos los que se habían presentados. Éramos alrededor de 15 quizás menos, todos con grandes expectativas pero solo 4 lograrías su anhelado sueño.

Si, esto era algo dificil de digerir.

***

El tiempo me esta jugando en contra jaja estoy repleta de pruebas y ese es el por qué de no comentar tanto como antes, :( espero que me disculpen :( es cosa de mis profes jaja y como escribo muuucho, preferi dividirlo en 3 partes (:

Si es que no me paso, ya saben cual es la razon :(

Besoos, las quiero a todas <3

martes, 1 de marzo de 2011

Vuelta a clases y muchos otros proyectos :)

*Vacaciones en la piscina con amigos. Me la sacaron super de casualidad y en verdad me encantó. Nico: genio fotográfico, sacaste hasta mi mejor ángulo!. No quiero dar envidia a las personas las cuales no están de vacaciones, así que diré que la pase super mal.*

Bueno, sabia que las vacaciones no eran eternas y des afortunadamente ya estoy a la puertas de mi colegio. Algo horrible de verdad.
Hago todo lo posible por ponerme al día con sus blogs (es necesario que ustedes escriban taaaanto?) y ahora estoy leyendo un blog que sinceramente me encanto, Lulai y Emperadores Míticos, (encero es fantástica) y aunque no la conozco demasiado, puedo decir que es una historia que te engancha AL INSTANTE.
Ya me he pasado por ciertos blogs, y todavía me queda Cam, Lulai, Lighling, Caro y muchos más(me encantan sus historias pero como son tan largas me lleva mi tiempo, claro)
Al menos tome sol y quedé con un lindo bronceado :) y esperó que lo estén pasando genial, con clases o sin clases.
Ah, si, lo de proyectos, lo explico en un segundín.
Verán, he pensado en trabajar con una editorial pequeña porque lamentablemente, para las editoriales grandes valemos poco porque no tenemos un titulo y en fin; ellos se interesan principalmente en ventas. Creo que publicar una novela para mí, no sería con fines lucrativos solo algo que algún adolescente entre un millón lo tomé, lo lea y diga: wow, me encantó este libro.
Más que con dinero es para "pasar el rato" y demostrar que los adolescentes igual sabemos escribir y que no es necesario un título para demostrar nuestra valía en el medio.

¿De qué se tratará?
En caso de que la editorial no la aceptara, la publicaria en por blog (ya tengo una historia más planeada para blog) se trataría algo de como... sicólogico y terror.
No, no será de vampiros (si hiciera uno de vampiros se llamaría como... "Cripusculo" y los personajes se llamarian Becca y Edmund. No, eso no va conmigo xD)
Los Personajes: Heather y Steve.
Piensen que aun la trama no está muy bien desarrollada, pero será de fantasmas, algo que una vez soñé (pesadilla) y no ángeles, fantasmas malos y en fin, la trama irá de que cosas extrañas comienzan a pasar en una ciudad (no la tengo definida) las personas comienzan a desaparecer de a poco.
Todo comienza con la obsesión de uno de los personajes, cuando tiene un indicio de que las cosas no son normales. El otro personaje simplemente no le cree y piensa que esta perdiendo la cordura.
Uno de los dos será llevado por estos fantasmas y en fondo, la historia girara en : "Cuando los muertos se levanten, los vivos usaremos sus ataúdes".
Creo que si logro terminarlo, será un libro... creo que genial y distinto al "boom-vampirístico" y en caso de que no sea aceptado... lo traeré a las pantallas de sus computadores!
No quiero revelar mucho, así que como siempre:
Muchas gracias a las chicas que SIEMPRE me comentan, sin falta. Merecen un gran aplauso, no saben lo importantes que son ustedes y los influyentes que son sus comentarios.
Besooos!! :D
Las quiere demaciado:
Cami Henzi :)

Si copias, te pego :(