martes, 24 de enero de 2012

Capitulo 8: mi trabajo no es amarte.


bueenoo, les dejo este capitulo que realmente a mi me gusto porque le da el pie a sucesos algo amargos y romanticos :) creo que a partir de acá se viene lo bueno jajaja
Me intentoo poner al dia lo mas que puedoo
Muchoos besos y disfruten :)
-----------------------------------------------------------------------------

No quería abrir los ojos, ya que Chris me acariciaba suavemente el pelo. Era una sensación maravillosa.

Pero no duró demasiado; al parecer se dio cuenta de que estaba despierta y paró suvitamente. Supuestamente alguien cuando se percata que su pareja esta despierta le hace cariño con más fervor… no para. No quise comprenderlo asi que solo me levanté.

La casa era un asco; pero no le tomé importancia.

-¿Quieres desayunar?.- Pregunté con una sonrisita pero a él le pareció da lo mismo y se encogió de hombros. Ciertamente no entendía su bipolaridad.

Me estiré y vi como me miraba sin decir nada; el hielo permanecía en sus ojos, ¿Dónde había quedado el chico dulce de anoche? Me acerqué y besé sus labios; pero fue un beso frío, un incipido roce de labios.

-¿Qué, no me hablaras?.-Dije con frialdad, a la defensiva de lo que él me pudiese decir.

-No soy el más hablador por las mañanas.-Replicó con la misma frialdad que yo le había hablado.-Además ya son las 10.

10…algo tenía que hacer…¡mierda el ensayo!

Me incorporé de un salto y corrí a la ducha.

-¡Hay dinero en la mesa para un taxi!.-Exclamé mientras corría a ducharme.

Él se quedo con ese frió rostro donde estaba y asientio; pero al parecer no tenía la intención de irse.

Me desnudé lo más rápido que pude y me metí a mi amplia ducha. Era un lindo baño con mosaicos celestes, de mármol y unos lindos pilares de granito. Disfruté como él agua recorría mi piel suavemente mientras pensaba si Chris sería un novio ideal.

Quizás yo no era nada para él y solo fue algo pasajero.

Intenté que no me doliera tanto pero en lo profundo me sentí terriblemente mal. No estaba acostumbrada a este tipo de chicos pero sin duda me servía de lección.

Apagué el agua y salí.

Mierda. En mi apuro había olvidado traer una maldita toalla…¡vaya que día estaba resultando!

¿Qué hacer ahora? No podía quedarme ahí por siempre. Probablemente Chris se había ido a esta altura así que preferí salir.

Abrí la puerta recelosa y escruté el lugar hasta el último centímetro, para que no se me escapara nada. Así que en mi desnudez salí cautelosa y corrí lo más rápido que pude en dirección a mi habitación.

Di la vuelta en el pasillo; pero cuando iba doblando en la última esquina, grité de miedo. Era Chris mirándo una pintura y cuando yo grité se volteó y me miró automáticamente.

Nuestros ojos se encontraron y vi sorpresa en su mirada; ninguno de los dos se esperaba. No debió haber pasado más de 1 segundo cuando grité aterrada.

-¡VOLTEATE!¡AHORA!

Levantó las manos en señal de paz y se volteó ; pero me percaté de cómo me lanzó una mirada rápida.

La sangre subió a mi cabeza y me ruboricé completamente.

-¿Quieres que te pase esa frazada?-Preguntó divertido y amable por primera vez en el día.

-Si no es mucha la molestia.

Caminó sin voltearse y tomó una frazada que estaba encima de mi cama, y de espaldas se devolvió y me la dejó en el piso para luego avanzar unos pasos y darme mi espacio.

Lo tomé apurada y me envolví como momia, para luego continuar mi alocada carrera.

Cerré de un portazo y vi su divertido rostro por un momento antes de ver la madera. Me apoyé en la puerta; me acababa de ver sin ropa, Chris me había visto sin ropa.

Al otro lado de la puerta lo escuché reír; esa risa masculina que me encantaba. Y por alguna razón reí yo también.

Me vestí rápido, con unos jeans ajustados y una polera con una parca encima. Si fuera por mí, me pondría una falda evangélica para mostrar lo menor de mi cuerpo posible pero hacía demasiado frío. Tomé mi bolso e inhalando hondo abrí la puerta.

-No estuve tan mal.-Me dije a mi misma y suspiré; sabía que él estaría por ahí.

-La verdad es que para nada.- Dijo cruzado de brazos y con una sonrisa burlona dibujado en su rostro.

-Quita esa cara de depravado sexual.-Dije molesta caminando por el pasillo hasta donde estaba él.- Si hubiese sabido…

-No pasa nada; tengo claro que no eres una stripper.-Interrumpió con tranquilidad.

Me sentí más relajada.

-Si no te molesta, me gustaría acompañarte .-Dijo mientras caminábamos escaleras abajo.

Me sorpendió; no esperé eso… pero no le diría nada. Ultimamente había perdido la capacidad de decir no.

Salimos a la calle y nos dimos cuenta de que estaba lloviendo. Chris a mi lado prendió un cigarro y le pregunté si podía fumar uno. Sonrió, y tirándo humo dijo:

-¿Estás segura?

-Ya tengo casi 18, dejame tomar mis decisiones.-Dije bromeando y mientras le arrancaba el cigarro de la boca.

No tardó en buscar otro y encenderlo .

Lo pusé en mi boca e inhalé el humo demasiado rápido, ahogándome y provocando arcadas.

Chris rió a mi lado y dijo con voz ronca y amable:

-Así no. Tienes que tomar una bocanada y dejarla en tu boca. Luego tomas aire e inhalas profundo. De ese modo no te ahogas.

Hicé todo los pasos y me percaté de que él estaba en lo cierto. No fue la sensación más agradable del mundo pero no fue malo.

-En un mes cumplo 18.-Comencé a decir casi en un susurro, pero después tomé fuerza y aclaré la voz .-Haré una fiesta con mascaras y me preguntaba si… bueno, si querías ir conmigo.

Lo miré pero su rostro estaba frío de nuevo. Maldita bipolaridad suya.

-No se si este en la ciudad…

-Oh, entiendo.-Lo irrumpí mientras apartaba la mirada. Los ojos se me llenaron de lágrimas inevitablemente.

Sabía que había sido muy cortés como para decirme que no.

Pasaron minutos en silencio hasta que vi el estudio y me subió el ánimo. Quizás era verdad y no podría venir a mi fiesta.

Había olvidado que tenía el cigarro en la mano y ya se había consumido. Lo boté y me acerqué a los camerinos.

-Lo siento pero esta vez no puedes entrar.-dije con humor; ya repuesta de el mal rato.

Él sonrió y emprendió camino hacía recepción.

Me vestí rápido y me paré frente al espejo para buscar todas las maneras distintas de peinarme. Me venció así que solo me hice una cola de caballo.

Me plisé la falda y salí algo nerviosa hasta que llegué al vestíbulo. Pero tuve el repentino sentimiento de querer golpear a alguien.

Chris estaba sonriendo y hablando con Terri.

Con la furia corriendo por mis venas, caminé y me paré en frente de Chris; lo más lejos de Terri para no atestarle un golpe en su cara.

-Vamos Chris.-Dije cortante.

No se movió así que lo agarré del ante brazo y lo arrastré conmigo al pasillo.

-Maldita zorra…-Musité para mis adentros.

Chris rió, con esa risa profunda y seductora e inesperadamente me abrazo, pegando todo su cuerpo al mío haciendo mas lenta nuestra caminata.

-Eh, cuidado con esas palabras. Aún no eres mayor de edad como para andar blasfemando.-Bromeó mientras me besaba el cuello.

No, no lo entendía pero definitivamente me agradaba cuando estaba así.

-Perra.

Entramos a la sala 8 e inmediatamente me puse mis zapatos de ballet.

-¿Y ahora que?-Me preguntó.

-Te sientas y me miras.-Dije con voz seductora, guiñándole el ojo.

Comencé a elongar, y a subir a mis puntas, cuando me percaté de que Chris estaba jugando con mi tutú.

-Eh, suelta eso.-Dije yendo hacía él y quitándoselo.

-¿Qué bailas?-Preguntó.

-El lago de los cisnes, el solo de Odette.-Dije casí en un susurro, algo avergonzada.

-¿Te ayudo?

-Es un solo.-Repliqué

-Puede ser un dueto si quieres.

Suspiré imitando la mala gana pero interiormente estaba encantada.

-Esta bien, pero mantén las manos solo en la cintura.

Asintió y se acercó a mi, tomándome de la cintura.

Hizo todo lo que le indiqué , pero no era el bailarín ideal.

-Necesito que me levantes.

Me levantó, pero no de la manera que quería; me volteó y me elevó frente a él. Reí de buena gana mientras me amarraba a su cintura con mis piernas y me sujetaba del cuello con mis brazos. Él obviamente bajo mucho sus manos para poder tomarme mejor.

Nos besamos, y él abrió su boca y deje pasar su lengua por toda mi boca, haciéndome estremecer a cada contacto. Sus labios se movían rápidos, casi furiosos y no me dejaban respirar. Me pasó una mano libre por el pelo, revolviéndomelo y cuando ya no me daba cuenta, estaba apoyada sobre una pared; aún amarrada a él.

Sus besos me calentaban los labios y podía sentir la pasión que emanaba de los dos hasta por los poros.

Bajo sus manos por mi espalda; pero estaba llegando mucho más debajo de lo que yo quería que llegara.

Saqué mi cabeza hacía el lado para tomar aire y él siguió besándome el cuello.

-No…acá no.-Jadeé mientras baja de él.

Poso su brazo en la pared, al lado de mi rostro y puso su cara muy cerca de la mía. Sus ojos eran magnéticos; eran seductores sin la intención de serlo. Mi cuerpo reaccionaba como nunca antes; pero no me iba a ganar.

-¿Por qué?-Preguntó intrigado.

-Porque estamos en un estudio de ballet, a plena luz del día.-Dije con duda, sabiendo que esa no era la verdadera razón.

Enarcó una ceja, y supo que no era la única razón.

Suspiré y con voz casi en un susurro hable:

-Soy virgen.

Quitó el pelo de mi cara con dulzura y dijo con voz apaciguadora:

-Yo también.

Sonreí y negué con la cabeza. Con delicadeza, lo empujé y salí de esa excitante jaula.

-Cretino.- Dije mientras me iba a la barra.

Él me miró y se dibujo una sonrisa; encendió un cigarro y comenzó a fumar. Yo hice lo mío y me di cuenta de que estaba lista; me sabía la coreografía de memoria… y cuando bailaba me sentía Odette.

Me voltié y me di cuenta de que el aún me miraba. Permanecimos un rato así, sin decir nada cuando una voz a mi espalda me erizó los vellos de los brazos y me produjo un escalofrío.

-No se puede fumar aquí.- Chris al escuchar chirriar la puerta perdió todo el atisvo de dulzura en su rostro y se convirtió en el hombre que conocí.

-Sino que, ¿me bailarás? Me gustaría verlo.-Gruñó Chris, amenazante. En ese momento… hasta le llegue a tenerle miedo. Chris tenía un pecho fuerte, abdominales y unos brazos que de seguro si le pegaba a alguien le volaba unos dientes.

No quería que le pegara muy fuerte a Will.

Chris se paró y caminó hacía Will; obviamente desafiándolo y poniéndose en frente de él. Y por su parte Will andaba con Terri; me había cambiado por esa perra.

-Lindo ojo Christian.-Repuso Will con sarcasmo.

Me escondí atrás de Chris y lo tomé de la muñeca para evitar que fuera sobre Will.

-Lindas mallas, ¿no quieres un tutú?.-Musitó Chris, apretando los dientes. Me percaté de cómo sus musculos se tensaban, y si yo no decía algo se terminarían matando.

Pero lo que dije no fue lo mas inteligente.

-Me cambiaste por esa perra.

-Tu cállate.-Gruñó amenazante… nunca pensé que él me diría eso. Pero ahora si que estaba en problemas, los puños de Chris se apretaron y tuve que hacer mucha fuerza para que no se fuera contra Will.

Finalmente no se resistió y guardó la compostura.

-Agradece que no te vuelo los dientes.

-Vamos Chris.-Dije a su oído, jalándolo. Él me sonrió y tomó la última bocanada de su cigarro cuando comenzó a moverse.

Cuando paso en frente de Will, le tiró el humo en la cara y se rió frente a su reacción.

Le tiró lo que quedaba del cigarro a los pies y se volvió hacía mi.

-Que se diviertan.-Dijo con ironía mientras me tomaba de la cintura y me acercaba a él.

Una vez afuera, ambos comenzamos a reír. Nunca lo había visto así; con esa cara de felicidad y una amplia sonrisa. El frío chico que había conocido casi no existía ahora.

2 comentarios:

  1. Aww *-*
    Realmente pienso que Chris no está acostumbrado a ser dulce, pero no puede evitar serlo con ella, de ahí su bipolaridad (es una teoría xD)
    Will me cae mal ¬¬ idiota xD Y eso que antes era mi preferido! Ay que ver cómo haces que cambie de opinión jaja :)

    No entiendo que pasa con blogger (o conmigo -.-") pero no me había salido que habías publicado T.T por eso no pasé! Si no habría comentado el mismo 11 !!

    Avísame cuando vuelvas a publicar, para que no me vaya a pasar lo mismo, okey?

    Siento si no me he explayado mucho, pero es la tercera vez que te escribo el comentario. (volvemos a lo de que blogger me tiene manía xD)

    Espero que estés muy bien, y que publiques muuuy pronto :D
    Un besazo my darling! <3

    ResponderEliminar
  2. Dios santo cami!
    tienes razon, es uno de los mejores capitulos que has escrito! juro que al principio me asusté, y estaba segura de que todo acabaria con el hielo que Cris insistia en proyectar.... pero todo ha quedado tan hermoso!
    wow, amé cada una de las partes de este capitulo, pero debo decirte (y por favor no me llames depravada sexual como a cris, porque no es en ese sentido) jaja pero me encanto que ella le confesara su virginidad y que el sorpresivamente lo fuera tambien! es que no me lo esperaba! alguien tan... no lo sé, cris! jajajaja
    gracias por avisarme sobre el capi guapa y por tenerme paciencia, que es cierto que no me he podido pasar tan ultimamente!
    un super beso guapisima! nos leemos!
    att
    withney
    soul-littlecorner.blogspot.com

    ResponderEliminar

Comentarios? que bueno :D no omitas tus comentarios, ya sean buenos o criticas :) mientras no ofendas, claro esta

Si copias, te pego :(